Con sólo una sonrisa mi cabeza volvió loca

No te olvides de sonreír, porque cada día que no lo haces, es un día perdido.

domingo, 30 de enero de 2011